¿”Business Traveller” en Clase Business sin arruinar la empresa?

Asiento Clase Business

Hace años participé en el lanzamiento de una nueva ruta aérea entre Madrid y Beijing, tenía que coger vuelos a China con frecuencia. Siendo un viaje largo, y con escalas, ya que vivía en Mallorca, luchaba siempre por conseguir que me dejaran volar en la cabina Business, pensaba: “es nuestro propio vuelo, ¿qué costará a la compañía?”, ilusa de mí… me tenía que conformar con la opción sujeto a espacio, solo contaba con posibilidades si no se vendían todas las plazas de esa cabina. Para la empresa lo importante era vender hasta la última plaza Business en su avión, rentabilidad ante todo, lógico. Imagina unas 20 horas entre vuelos sin dormir, en posición sentada, llegar a las 7 de la mañana a China, dejar la maleta en el hotel y corriendo a las reuniones, otro día entero sin parar, cual pila Duracell.

Clase Turista

En vuelos de corta y media distancia, me parece totalmente innecesario desperdiciar dinero en clase Business, pero en vuelos de larga distancia, la situación cambia. Imagina cero descanso en ruta (soy de los que no pega ojo en un trayecto largo si no voy en posición horizontal), agenda intensa de trabajo en destino, jetlag etc., duro de llevar un mes tras otro. Para mí, el atractivo de la clase Business en un vuelo largo reside en el ASIENTO: espacio decente y posición natural para descansar, para poder rendir humanamente en jornadas de trabajo y reuniones maratonianas en destino.

La gran mayoría de trabajadores que viajan por motivos laborales y cogen vuelos de larga distancia con frecuencia, suelen hacerlo en clase turista por motivos obvios, el precio desorbitado de la Business explica por sí solo. ¿Cuándo diseñarán algo bueno para los sufridos ejecutivos que se pasan media vida entre aeropuertos y estrechos asientos de avión? Mientras no llegue una solución idónea que no arruine la empresa, solo se puede confiar en la indulgencia del empleador, que permita al ejecutivo viajero volar en clase “Turista superior” – entre Turista y Business.

La oferta del producto Turista Superior existe en cada vez más compañías aéreas, aunque no de forma generalizada. No he viajado mucho en Turista Superior, pero puedo decir que la aerolínea Eva Air (con la que volé una vez a Taipei) tiene un servicio y una calidad excepcional en su producto Turista Superior, llamado “Elite”, con asiento bastante espacioso y reclinable, muy confortable en sus aviones B777 (http://www.evaair.com/en-us/flying-with-eva/our-cabin-classes/elite-and-evergreen-deluxe-class/onboard/). Otra compañía que rompió moldes con su clase Turista Superior fue Turkish Airlines, su producto en clase “Comfort” tenía el asiento de espacio más generoso de su categoría, lástima que no pudieran mantener el producto. Dependiendo de la aerolínea, el servicio en tierra y a bordo de esta clase intermedia varía, puede haber catering mejorado con respecto a clase Turista, más franquicia de equipaje, entre otros beneficios, pero sobre todo ofrece asiento de mayor espacio y comodidad que clase Turista, muy de agradecer en rutas largas. Las tarifas lógicamente superan las de clase Turista pero siempre más asequibles que las de Business. Algunas compañías aéreas con buen producto Turista superior:

También hay compañías que, sin llegar a crear un verdadero producto “Turista Superior”, ofrece algunas filas con asientos ligeramente mejorados con respecto al resto de asientos de clase Turista, con el consiguiente suplemento. Inventos tipo “Sky couch” de Air New Zealand sería otro modelo a seguir, aunque solo tendría sentido para dos colegas con confianza que viajan juntos, pero sin llegar a abrazarse ;-)!

Si te ha gustado, comparte:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Deja un comentario