Memorias de viaje a Japón – país del sol naciente

Cerezos en flor

Aunque viajé meses después de Sakura…

Ahora que estamos en la recta final de Marzo, plena época de Sakura – floración de los cerezos en Japón, no puedo evitar recordar el inolvidable viaje que realicé al país del sol naciente.

Aunque ya estuve en dos ocasiones anteriores, iba a ser el primer viaje de placer a Japón, tuve la suerte de probar la clase Business de Turkish Airlines, una buena forma de comenzar y terminar el viaje.

Realicé el típico combinado basado en estancias en las dos ciudades principales: Kyoto y Tokio, desde donde hacía excursiones en tren a ciudades cercanas. Entré y salí por el aeropuerto de Osaka, desde donde cogí el tren para llegar a Kyoto, y allí comenzó la estancia.

Aunque lo típico es esperar ver en la ciudad de Kioto llena de Geishas y Maikos, la realidad es que yo apenas vi un par de ellas. El alojamiento escogido para las primeras dos noches fue un modesto hostal, que se llega a pie fácilmente desde la estación de tren, muy práctico para pasear por los barrios como uno más en la ciudad. A poca distancia del alojamiento había un fantástico Izakaya (pequeño pub donde se sirve pinchitos a la parrilla recién hechos y cerveza), no recuerdo el nombre, pero me encantó el ambiente acogedor, regresé la noche siguiente y la siguiente!

Bueno, antes de que se convierta en un típico diario de viaje y para evitar enrollarme mucho, aquí va un resumidísimo itinerario visual:

Después de Kioto tocaba coger el famoso tren bala, rumbo a Tokio:

Luego una escapadita al imponente castillo Himeji:

Y desde Kioto no podía faltar la visita a la ciudad de Nara y Fushimi, quería pasar bajo aquellos miles de “toris” rojos que salieron en la película Memorias de una Geisha:

En ningún viaje puede faltar el disfrute de la cocina local, me pierde el sushi!

 

Si te ha gustado, comparte:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Deja un comentario